Creando consciencia de la manera más devastadora.

Los números pueden oscurecer las vidas humanas que aparecen en las estadísticas de mortalidad por guerras, ataques con drones y terrorismo. El artista iraní de Realidad Virtual, Ali Eslami, está trabajando par cambiar eso en su última pieza, Death Tolls Experiencie.

La experiencia, que recientemente ganó el premio DocLab Immersive Non-Fiction en el Festival IDFA, en Ámsterdam, coloca al usuario en una Realidad Virtual al lado de bolsas con cadáveres en seis ambientes diferentes, representando seis muertes masivas que van desde Europa hasta el Medio Oriente.

Basándose en su conocimiento sobre visualización de datos y búsqueda de ciencia cognitiva, Eslami dice que Death Tolls explora “nuevos caminos en la percepción de datos”, creando una empatía en el proceso que no sea “sin sentido”. El artista dice que espera romper los filtros mentales ya formados a través de la sobreexposición a las grandes cantidades de muertes que ocurren en todo el mundo.

deathtolls-experience-005.jpg

“No podía meter 71 cuerpos en el camión porque de otra manera el usuario no habría podido moverse”, comenta Eslami sobre la representación de refugiados que fueron encontrados asfixiados en Austria. “Cuando ves esto en la RV, sientes la presencia de estos cuerpos. Ahí es cuando llega el impacto”, explica a Creators. Dice que el nivel de inmersión, que dura unos ocho minutos, obliga a los usuarios a quitarse las gafas antes de que acabe: “Es alucinante. Algunas personas acaban llorando”.

Una versión previa utiliza una interface similar a la de un videojuego, presentando fotos y estadísticas que van apareciendo en una ventana mientras el usuario “juega” en la escena. Tras obtener un set de Realidad Virtual en 2015, Eslami rediseñó todo el proyecto basándose en este medio.

deathtolls-experience-002.jpg

“No era natural poner números dentro de la experiencia. Queda un poco falso” comenta Eslami. “Pensé en locutar los número a través de mi voz, pero eso era todavía peor. En la Realidad Virtual tienes que dejar de lado muchas de las técnicas que sueles utilizar en los juegos y en las películas. Sentí que tenía que ser muy objetivo y natural.”

deathtolls-experience-001.jpg

Juntando los datos de todos los continentes, la experiencia va desde tiroteos masivos en Europa hasta refugiados muriendo ahogados en el Mar Mediterráneo, terminando con la muerte de civiles sirios. Conforme el usuario continua el viaje, el número de muertos incrementa notablemente y los ambientes se vuelven más extensos. Eslami dice que aumentar el número ayuda a que la gente tenga más conciencia sobre la cantidad de muertes.

El artista, intencionalmente empieza la experiencia en Europa, “la función de empezar en Europa es que todos los medios están enfocados. Si ves lo más destacado del 2016, hay prioridad por las masacres europeas, no por lo que está pasando en Siria.”

Eslami es escéptico a la tendencia de los medios de poner el foco en las víctimas individuales, como el vídeo viral del niño sirio Omran Daqneesh, y afirma que esto sólo reduce la percepción de lo que en realidad está ocurriendo.

deathtolls-experience-006.jpg

La última escena de la experiencia confronta al usuario con 30 torres repletas de 10.000 cadáveres cada una, representando los 300.000 muertos de la Guerra Civil Siria desde 2011. “A menudo conceptualizo números grandes con la capacidad de estadios. La percepción arquitectónica nos ayuda a dimensionar la escala”.

“El problema es que, como esta problemática sigue vigente e incrementa cada día, mucha gente ni siquiera sabe lo que pasó hace algunos años,” explica. “Lo que saben es, ‘vale, hay gente muriendo cada día’, pero es precisamente cuando juntas todo lo que ha pasado cuando se vuelve horrible.”

Eslami ha inscrito Death Tolls Experiencie a multitud de festivales, incluyendo Sundance, y este año espera participar en Vive and Oculus 2017.

Anuncios