La industria del videojuego tiene mucho que decir a la hora de tratar temas sociales. Vivimos en un sector con un público cada vez más masivo, en el que la paridad entre jugadores y jugadoras poco a poco es mayor. En España, un 43 por ciento del total de consumidores de videojuegos son mujeres, según datos de AEVI. Poco a poco hemos ido viendo cómo el papel de la mujer en el ocio digital pasaba de ser algo anecdótico hasta intensificarse, y no solo hablamos en el frente del consumo, sino también en la cara profesional.

Aunque el número de mujeres que trabajan profesionalmente en el sector del ocio digital sigue siendo bajo y necesita crecer, la visión que los estudios de desarrollo están dando sobre “ellas” en sus títulos son cada vez más maduras y trabajadas. Atrás quedaron, en cierto modo, aquellos años donde el papel de la mujer virtual era limitado a un objeto sexual en todos sus sentidos. A pesar de que todavía siguen quedando visiones de diseño de aquella era, el número de estudios que se atreven a romper estereotipos es cada vez mayor.

Jade Raymon, una de las diseñadora de videojuegos más conocidas. Trabajó en Asssassin’s Creed.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra este 8 de marzo, queremos repasar cinco personajes femeninos de videojuegos que han conseguido ocupar una posición privilegiada en la industria de los videojuegos al atreverse a lidiar con temas complejos usando un tono maduro.

Aloy (Horizon: Zero Dawn)

La pasada semana se puso a la venta Horizon: Zero Dawn, lo nuevo de Guerrilla Games para PlayStation 4. Estamos ante un título excelente en su planteamiento jugable, pero también ante una apuesta que innova en su concepto de protagonista. Aloy, el rostro visible del título, es mucho más que una “salvaje” perdida en un mundo postapocalíptico. La mujer creada por el estudio holandés es todo lo contrario a lo que es espera de una chica en una sociedad arcaica y tribal. Estamos ante una protagonista fuerte, capaz de combatir por lo que considera justo y de llegar hasta el final para cubrir sus inquietudes. Para muchos y muchas, Aloy es una de las claves del éxito de Horizon: Zero Dawn.

Comandante Shepard (Mass Effect)

La Comandante Shepard se ha ganado un espacio privilegiado en este listado por todo lo que consiguió durante la trilogía Mass Effect de BioWare. No se trata solo de una militar fuerte que viste su armadura y actúa en el terreno de batalla como lo haría un hombre, sino que además es un personaje cien por cien personalizado por el jugador, ya no solo en estética, sino también en decisiones. Cada una de las Comandante Shepard que existen en el mundo tiene su propia historia, sus propios momentos. Es la personalidad que el jugador quiera conferir a esta heroína lo que la convierte en un personaje especial.

Lara Croft (Tomb Raider)

Lara Croft es uno de los personajes más icónicos de la industria del videojuego. Desde su nacimiento en la década de los noventa ha dado mucho que hablar. Aquella exuberante buscadora de tesoros presentaba un diseño pixelado en el que se resaltan siempre sus bondades como mujer. Core Design, empresa responsable de la serie, supo sacar partido a las virtudes de Lara. Más tarde, Crystal Dynamics dio la vuelta a la tortilla con Tomb Raider (2013), un reinicio de la serie que nos presentaba a una Lara que nada tenía que ver con aquella sex symbol. La Lara del reboot era madura, inquieta y realista en todos los sentidos. Lo que se vendía como una Lara más joven era una mujer más humana.

Maxime (Life is Strange)

La desarrolladora Dontnod lleva años apostando por incluir mujeres protagonistas en sus videojuegos. Lo consiguieron con Remember Me, un juego que fue rechazado por editoras por el mero hecho de estar protagonizado por una mujer. Alegaban que eso “no vendía”. Repitieron jugada como Life is Strange, una de las aventuras episódicas de más éxitos de los últimos años. Maxime Caulfield, nuestra protagonista, es una adolescentes con problemas de adolescentes. Ni más, ni menos. Una apuesta madura por un personaje que, acompañado por Chloe, es capaz de tratar temas maduros como la homosexualidad y el acoso escolar en formato videojuego.

Alyx Vance (Half-Life 2)

Por normal general, los estereotipos de las mujeres en los videojuegos se construyen en torno al concepto de la damisela en apuros, esto es, una chica que debe ser rescatada por el héroe varón, único ser capaz de liberarla de sus captores. En el caso de Alyx Vance, la co protagonista de Half-Life 2 y de sus episodios, esta idea queda completamente descartada desde el minuto uno. Vance es todo lo contrario. Estamos ante una mujer valiente, madura, con una ideología sólida y que es capaz de dirigir a las fuerzas de la resistencia para combatir la invasión Combine. Ella tiene tanto peso en el juego como su protagonista más obvio, Gordon Freeman. Una pena que Valve haya decidido dejar la saga inconclusa por la eterna ausencia de Half-Life 3.

Bonus track: Ellie (The Last of Us)

Sin lugar a dudas, Ellie de The Last os Us se merece un espacio privilegiado en toda lista de personajes femeninos de videojuegos. Las vivencias que recorre por su paso por el juego de Naghty Dog y su relación con Joel la convierten en uno de los iconos femeninos más sólidos que se han creado durante los últimos años. Robusta, dura y visceral, con la inocencia perdida por los sucesos que tiene que vivir, y en evolución constante. Es un personaje que estamos deseando ver crecer en The Last of Us Part II, donde nos cruzaremos con una Ellie ya hecha mujer.

Anuncios