Crítica del reboot de Power Rangers de Dean Israelite protagonizado por Bryan Cranston, Elisabeth Banks, Dacre Montgomery, Naomi Scott, RJ Cyler, Ludi Lin y Becky G. En cines a partir del 7 de abril de 2017.

Los Power Rangers se reinventan en el cine y vienen con voluntad de quedarse durante mucho tiempo. A las pruebas me remito: en una entrevista con Variety, Haim Saban, el productor de la película y creador de la serie de 1993 Mighty Morphin Power Rangers ha sido el encargado en confirmar que “tenemos historia para narrar hasta seis cintas”.

Todo el merchandising de Power Rangers de Bandai

En otras palabras: si la película consigue llegar a las expectativas de Saban y Lionsgate no pasará mucho tiempo antes de que estos nuevos rangers vuelvan a la gran pantalla. Sus declaraciones son muy claras al respecto: “si esta película tiene tanto éxito como el que espero el día de su estreno, a la mañana siguiente tendremos la primera reunión para comenzar a trabajar en la segunda parte”.

Power Rangers contiene una escena postcréditos que deja, de hecho, pocas dudas sobre la continuación con la incorporación de un esperado personaje, pero obviamente esto está supeditado a los resultados en taquilla, especialmente a los de China, sobre todo teniendo en cuenta que se ha invertido en ella más de 100 millones de dólares en los que no se contabiliza la promoción de la película.

Saban también es transparente en cuanto al público al que se dirige esta nueva película, que se desvincula de las dos de 1995 y 1997 tituladas Power Ranger: la película y Turbo Power Rangers para bucear por un comienzo fresco de toda historia de los jóvenes que adquieren poderes para proteger a la Tierra: “Espero que los niños de hoy en día, que no han visto a los Power Rangers antes, vean el tráiler y piensen ‘qué guay es esto'”. Así que si me preguntáis os diré que va más directa al corazón de los nuevos consumidores que a quienes crecimos viendo la serie.

¿Quiénes son los nuevos Power Rangers?

Naomi Scott como la Ranger Rosa; Becky Gómez como la Ranger Amarillo; Dacre Montgomery como el Ranger Rojo; RJ Cyler como el Ranger Azul y Ludi Lin como el Ranger Negro. Acostumbraos a ellos, porque todo indica que los vamos a ver crecer en la gran pantalla a través de sus personajes.

El comienzo de su historia no podría recodar más al Spider-Man de Sam Raimi: cinco jóvenes estudiantes van a descubrir que no sólo su pequeña ciudad, Angel Grove, sino todo el mundo está al borde de la extinción y solo desarrollando los poderes que el destino les ofrece podrán contener semejante amenaza.

Para ello contarán con la ayuda de su mentor, Zordon, a quien da vida el genial Bryan Cranston y su fiel robot Alpha 5, muy tuneado para la ocasión, a quien conocen en este clip que os hemos ofrecido en exclusiva tras internarse en la nave del primero:

¿Qué le hace falta a Power Rangers?

Muy sencillo: abrazar sin ambages la serie B de la que procede. Ser cutre y cuanto más mejor, le va de perlas a esta saga y cualquier otra cosa resulta un poco descafeinada. En cierta manera da la sensación de que Dean Israelite y su guionista John Gatins se avergüencen del material del que parten o que se hayan acomplejado un poco pensando que tenían que dignificarlo para hacerlo más digestivo y solo muy al final se sueltan la melena dejándonos disfrutar de algún que otro momento más disparatado y exagerado, que era lo que andábamos esperando.

Esto es algo que Kong: la isla calavera sí que ha conseguido recientemente dejando muy satisfecho al público e incluso “redefiniendo el cine de monstruos” como ha señalado hasta Hideo Kojima, así que no es una locura que funcione también en este caso.

Así que bien por los masillas, los dinozords, la pelea entre Goldar y Megazord y el desparrame final que, aunque llega un poco tarde, llega, para nuestro regocijo. Aquí además está el filón para la otra gran fuente de ingresos que a buen seguro tendrá la película: el merchandising.

Quien no ha tenido un Power Ranger de pequeño, no ha tenido infancia, como aquel que dice, y la idea es trasladar la fiebre a una generación de espectadores que se habían quedado ya rezagados.

Solo que ahora todo mola más porque es más creíble y espectacular, acorde a los tiempos que corren y al presupuestazo de la película que en su primer tramo es una correcta historia de ciencia-ficción que también os traerá a la cabeza pelis como Chronicle:

Cubierta por una pátina de corrección formal e incluso de solemnidad narrativa desde el arranque en el que asistimos a la llegada de Zordon a nuestro planeta, esta película de Power Rangers de alguna forma se desvincula de una de sus características intrínsecas más disfrutables y divertidas: su cutrez.

En todo el proceso la única que parece realmente extraída de la serie original es Elisabeth Banks que se entrega a su papel con el mayor histrionismo. Así que en pocas palabras: más sentido del humor y menos solemnidad le vendría genial a la película para atrapar definitivamente a los nostálgicos.

Como decía más arriba, a los que es fácil que se meta en el bolsillo es a las nuevas generaciones que reconocerán en Power Rangers muchos guiños a la cultura pop (al universo cinematográfico de Marvel o a Transformers cuando se nombra a Bunblebee por ejemplo) y disfrutarán de la clásica camaradería de la pandilla y los clichés del cine adolescente: el matón acorralado, el cerebrito rescatado por el líder, etc. aderezados por unos efectos especiales muy vistosos y coloristas (quizás demasiado competentes, también, pero bueno, a ver cómo evoluciona en el futuro).

Y bueno, si de paso abre uno poco las miras con la incorporación del “primer protagonista LGBT en una franquicia de superhéroes”, como han destacado numerosos medios de comunicación, pues mira qué bien, que se amplíe la clásica diversidad de la franquicia también al amplio espectro de la sexualidad. Espero que pronto estas cosas dejen de ser noticia para ser parte de lo cotidiano a secas sin que salten a los titulares.

Mientras tanto, ya hemos pasado por el trago de conocer el comienzo y de esperar que el grupo se forme y se familiarice con sus poderes, así que se entiende que lo que nos queda por delante es disfrute puro y duro. Que tomen nota, por favor: estamos deseando coreografías imposibles, efectos de medio pelo y mucho más cachondeo en las próximas… Si hasta les va a venir bien para apostar menos presupuesto…

Anuncios